Home | Donate | Careers | Contact Us | Physicians | 1.888.STJOES1
St. Joseph's Hospital Health Center

Health Library

Espanol Library Multimedia Healthy Living Your Family Interactive Tools

Infecciones por tiña

¿Qué son las infecciones por tiña?

La tiña es provocada por diferentes hongos, que varían según la zona del cuerpo. La presencia de hongos en la piel, el cabello y los lechos de las uñas se llama dermatofitosis. Los proveedores de atención médica también las llaman infecciones por tiña, infecciones en el cuero cabelludo, los brazos, las piernas, la cara y el tronco que se caracterizan por la presencia de placas en forma de anillo, rojas y escamosas, con zonas más claras en el centro. Las infecciones por tiña de los pies, las uñas y las zonas genitales generalmente no se conocen como tiña, ya que probablemente no presenten la forma típica de anillo. El riesgo de contraer infecciones por tiña aumenta si una persona:

  • Está desnutrida.

  • Tiene hábitos higiénicos deficientes.

  • Vive en un clima cálido.

  • Mantiene contacto con personas o mascotas que padecen la afección.

  • Su sistema inmunitario está deprimido a causa de una enfermedad o algún medicamento.

  • Practica deportes de contacto, como lucha.

  • Usa baños compartidos o vestuarios.

¿Cuáles son los tipos más comunes de infecciones por tiña?

Los tipos más comunes de tiña incluyen los siguientes:

  • Pie de atleta (tinea pedis o tiña de los pies). Infección común que afecta mayormente a los varones adolescentes y adultos. Los casos de niños no púberes son menos frecuentes. Los factores influyentes incluyen sudoración, secado deficiente de los pies después de nadar o bañarse, medias y zapatos ajustados y un clima caluroso. Los síntomas del pie de atleta pueden incluir:

    • Blanqueado de la piel entre los dedos de los pies.

    • Descamación de los pies.

    • Erupción con picazón en los pies.

    • Ampollas en los pies.

  • Picazón del suspensor (tinea cruris o tiña inguinal). Esta afección también alcanza con mayor frecuencia a los varones y se presenta más comúnmente durante los meses cálidos. Entre las mujeres, los casos son muy pocos. Los síntomas de la tiña inguinal pueden incluir:

    • Zonas rojas, en forma de anillo en la piel cercana a la ingle.

    • Picazón en la zona inguinal.

    • Dolor en la zona inguinal.

    • No suele afectar el escroto.

  • Tiña del cuero cabelludo (tinea capitis). La tiña del cuero cabelludo es muy contagiosa, en especial entre niños. Principalmente, afecta a los niños de entre 2 y 10 años; rara vez se contagia a los adultos. Los síntomas de tiña del cuero cabelludo pueden incluir:

    • Erupción roja, con descamación, en el cuero cabelludo

    • Comezón del cuero cabelludo

    • Pérdida de cabello

    • Erupción en cualquier otra parte del cuerpo

    La tiña del cuero cabelludo puede provocar la aparición de un querión, una lesión extendida y dolorosa localizada en la zona donde se inició la tiña. La causa de esta lesión es la hipersensibilidad a la tiña; puede estar asociada con erupción en otras partes del cuerpo y dolor en los nódulos linfáticos del cuello.

  • Tiña de las uñas (tinea unguium). Infección de las uñas de los dedos de la mano o el pie, caracterizada por el engrosamiento y deformación de la uña. Las uñas de los dedos de los pies suelen verse afectadas con mayor frecuencia que las de las manos. Son más numerosos los casos entre los adolescentes y adultos; en los niños pequeños, este tipo de tiña ocurre rara vez. Los síntomas de tiña de las uñas pueden incluir:

    • Engrosamiento de los extremos de las uñas.

    • Color amarillento de las uñas.

  • Tiña corporal (tinea corporis). Esta infección de la piel se caracteriza por una erupción anular en cualquier parte del cuerpo o la cara. Ocurre en todas las edades, pero se ve con más frecuencia en niños. Es más común en climas más calientes. Los síntomas de tiña corporal pueden incluir:

    • Lesiones rojas y circulares con bordes elevados.

    • A medida que crece la lesión, el centro puede aclararse.

    • Comezón en la zona afectada.

Los síntomas de tiña pueden parecerse a los de otras afecciones de la piel. Hable siempre con su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostican las infecciones por tiña?

El diagnóstico generalmente se basa en la historia médica y un examen físico. Las lesiones de tiña tienen características únicas y normalmente basta el examen físico para diagnosticar la enfermedad. Además, su proveedor de atención médica puede indicar un cultivo o raspado de piel para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento de las infecciones por tiña

Su proveedor de atención médica analizará con usted el tratamiento específico de la tiña basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica

  • Qué tan avanzada está la afección

  • La localización de la tiña

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas de la evolución de la afección

  • Su opinión o preferencia

El tratamiento de la tiña del cuero cabelludo (tinea capitis) o de las uñas (tinea unguium) es más difícil y suele incluir un medicamento antimicótico por vía oral que se deberá tomar por muchas semanas. En algunos casos, se necesita un tratamiento más largo. El tratamiento de la tiña del cuero cabelludo también puede incluir el uso de un champú especial para eliminar el hongo. Si hubiera un querión (una lesión extendida, dolorosa e inflamada), su proveedor de atención médica puede recetar otros medicamentos, como esteroides, para reducir la inflamación.

El tratamiento de la tiña corporal, inguinal y de los pies consiste habitualmente en un medicamento antimicótico tópico o un medicamento antimicótico por vía oral. La duración del tratamiento depende de la localización de la tiña. Es probable que se presenten vuelva a aparecer, porque los hongos pueden vivir en la piel indefinidamente. Puede ser necesario repetir el tratamiento.

Si usted presenta síntomas de tiña, visite a su proveedor de atención médica para recibir recomendaciones de tratamiento. Es importante que tenga en cuenta que los remedios caseros comunes no son efectivos para tratar esta afección.