Home | Donate | Careers | Contact Us | Physicians | 1.888.STJOES1
St. Joseph's Hospital Health Center

Health Library

Espanol Library Multimedia Healthy Living Your Family Interactive Tools

Kawasaki Disease

¿Qué es la enfermedad de Kawasaki?

La enfermedad de Kawasaki es una enfermedad rara que afecta más comúnmente a niños de 0 a 5 años, pero algunas veces puede afectar a niños de hasta 13 años. Es un tipo de vasculitis. La vasculitis es la inflamación de los vasos sanguíneos. Puede afectar a todo el cuerpo, incluidos los vasos sanguíneos del corazón (arterias coronarias). Se desconoce la causa de la enfermedad de Kawasaki. Sin tratamiento, los niños afectados corren más riesgo de desarrollar problemas en las arterias coronarias. Otras zonas del corazón también pueden verse afectadas. Con el tratamiento oportuno, la mayoría de los niños se recuperan sin problemas duraderos.

¿Quiénes corren el riesgo de tener la enfermedad de Kawasaki?

Los niños de cualquier raza o grupo étnico pueden contraer la enfermedad de Kawasaki. Es más común en los niños cuyas familias provienen de Asia oriental o tienen ascendencia asiática. La mayoría de los niños que contraen la enfermedad de Kawasaki tienen menos de 5 años de edad. Se presenta con más frecuencia en los varones que en las niñas.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad de Kawasaki?

Se desconoce la causa de la enfermedad de Kawasaki. Los investigadores creen que puede ser el resultado de una infección.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Kawasaki?

Los siguientes son síntomas comunes de la enfermedad de Kawasaki:

  • Fiebre de 102.0 °F a 104.0 °F (38.8 °C a 40.0 °C) que dura por lo menos 5 días
  • Salpullido enrojecido
  • Un ganglio linfático inflamado, por lo general en el cuello
  • Manos y pies hinchados
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Labios rojos secos y agrietados
  • Lengua roja con manchas blancas (llamada "lengua de fresa")
  • Irritabilidad
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Diarrea o vómitos
  • Descamación de la piel

Los síntomas de la enfermedad de Kawasaki pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo consulte a su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Kawasaki?

Por lo general, el proveedor de atención médica de su hijo puede diagnosticar la enfermedad de Kawasaki a través de sus síntomas y el examen físico.

Para diagnosticar Kawasaki, se deben descartar otras causas de los síntomas. Debe presentarse fiebre durante 5 días y 4 de los siguientes 5 síntomas:

  • Enrojecimiento de los ojos
  • Cambios en la mucosa de la boca
  • Cambios en la piel de las manos y los pies
  • Salpullido
  • Ganglios linfáticos inflamados

Otros exámenes recomendados pueden incluir:

  • Análisis de laboratorio. Las muestras de sangre y orina se toman para comprobar si hay signos de inflamación. También se utilizan para ayudar a descartar otros problemas de salud.
  • Electrocardiografía (ECG o EKG). Esta prueba registra la actividad eléctrica del corazón a través de pequeños parches adhesivos colocados en el pecho del niño. Los parches están conectados a una máquina con cables. La máquina registra la actividad eléctrica. Esto ayuda a comprobar si hay problemas con el ritmo cardíaco y la estructura del corazón.
  • Ecocardiografía (eco). En esta prueba, se emplean ondas sonoras para crear una imagen de su corazón. Esto puede mostrar problemas en la estructura del corazón, las válvulas, y la función cardíaca. Esto también puede mostrar problemas en las arterias coronarias.

¿Cómo se trata la enfermedad de Kawasaki?

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado general de salud de su hijo. También variará según la gravedad de la afección. El tratamiento generalmente se inicia tan pronto como se sospeche el problema. Es posible que su hijo necesite quedar hospitalizado durante unos días o por más tiempo.

El proveedor de atención médica de su hijo puede recetar aspirina o gammaglobulina (IVIG) intravenosa (IV). Los corticosteroides y otros medicamentos también se pueden recetar si la aspirina y la IVIG no funcionan bien.

Es posible que una vez que su hijo esté en casa, pueda necesitar tomar dosis bajas de aspirina durante 6 a 8 semanas. No le dé aspirina a su hijo sin consultarle antes a su proveedor de atención médica.

Si su hijo presenta problemas de corazón, el médico le puede enviar a un cardiólogo pediátrico. Es un médico especializado en tratar problemas de corazón en niños. Es posible que su hijo necesite medicamentos, procedimientos, o cirugía.

¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad de Kawasaki?

La mayoría de los niños con la enfermedad de Kawasaki se mejoran en unas pocas semanas. Sin embargo, pueden presentarse complicaciones graves. Las que comprometen al corazón incluyen:

  • Debilitamiento de una de las arterias del corazón (aneurisma de la arteria coronaria)
  • Músculo del corazón que no funciona bien o ataque al corazón
  • Inflamación del músculo cardíaco (miocarditis), tejido que recubre el corazón (endocarditis), o el revestimiento del corazón (pericarditis)
  • Válvulas del corazón que no funcionan bien
  • Insuficiencia cardíaca

La enfermedad de Kawasaki también puede afectar a otros sistemas del cuerpo. Esto incluye los sistemas nervioso, inmunológico, digestivo y urinario.

¿Cómo se maneja la enfermedad de Kawasaki?

Si su hijo tiene un aneurisma de la arteria coronaria, será necesario realizarle ecocardiogramas, a veces durante varios años después de la enfermedad. Es posible que su hijo necesite más tratamiento, incluidos anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos. Es importante asistir a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo, incluso si el niño se siente bien.

Existe el riesgo de enfermedad arterial coronaria temprana después de tener la enfermedad de Kawasaki, incluidos ataques al corazón tempranos. Su hijo tendrá que seguir un estilo de vida saludable para el corazón de por vida. Esto incluye comer alimentos saludables, hacer ejercicio regular y no fumar. Su hijo debe hacerse un seguimiento regular con un cardiólogo a lo largo de su vida.

Hable con el proveedor de atención médica de su hijo sobre lo que espera para él.

¿Cuándo debo llamar al proveedor de atención médica de mi hijo?

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si el niño tiene los síntomas de la enfermedad de Kawasaki. Si a su hijo le diagnostican la enfermedad de Kawasaki, respete todas sus citas de seguimiento. También preste atención a los signos o síntomas de complicaciones, incluidos los siguientes:

  • Cansancio
  • Alimentación deficiente o problemas alimentarios
  • Problemas para respirar
  • Hinchazón
  • Dolor de pecho

Puntos clave sobre la enfermedad de Kawasaki

  • La enfermedad de Kawasaki es una enfermedad grave que afecta a los niños pequeños. Puede dañar los vasos sanguíneos de todo el cuerpo.
  • La enfermedad de Kawasaki se diagnostica al presentar ciertos síntomas. Por ejemplo, fiebre que dura al menos 5 días.
  • El proveedor de atención médica de su hijo tratará la enfermedad de Kawasaki con aspirina, inmunoglobulina intravenosa (IGIV), u otros medicamentos.
  • Un niño con la enfermedad de Kawasaki puede tener complicaciones graves, especialmente las que afectan al corazón.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además, escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el médico para su hijo.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el médico de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.