Home | Donate | Careers | Contact Us | Physicians | 1.888.STJOES1
St. Joseph's Hospital Health Center

Health Library

Espanol Library Multimedia Healthy Living Your Family Interactive Tools

Descripción general de los trastornos de las glándulas suprarrenales

Las dos glándulas suprarrenales (o adrenales) son pequeñas, de forma triangular y cada una está ubicada sobre uno de los riñones (por eso se las ha nombrado suprarrenales). Ambas tienen una zona exterior (llamada corteza suprarrenal) y una interna (llamada médula suprarrenal). Las glándulas suprarrenales colaboran con el hipotálamo y la glándula pituitaria (ubicada en el cerebro) para liberar hormonas que regulan el metabolismo, la química de la sangre y muchas características del cuerpo. Las glándulas suprarrenales también liberan hormonas en momentos de gran estrés fìsico o emocional. 

 

Las hormonas segregadas por las glándulas suprarrenales incluyen las siguientes:

  • De la corteza suprarrenal:

    • Hormonas corticosteroides (hidrocortisona o cortisol). Ayudan a controlar la forma en que el cuerpo usa las grasas, proteínas y carbohidratos, suprimen las reacciones inflamatorias y cumplen una función inmunitaria.

    • Aldosterona. Mantiene el volumen sanguíneo y la presión arterial inhibiendo la cantidad de sodio excretada en la orina. 

    • Esteroides androgénicos (hormonas andrógenas). Tienen un efecto sobre el desarrollo del vello púbico y axilar, y la producción del olor del cuerpo de los adultos.

Las hormonas segregadas por las glándulas suprarrenales también incluyen las siguientes:

  • De la médula suprarrenal:

    • Epinefrina (adrenalina). Aumenta la frecuencia y la fuerza de las contracciones del corazón, facilita el flujo de sangre a los músculos y el cerebro, causa relajación de los músculos lisos de las arterias, convierte el glucógeno en azúcar simple en el hígado, entre otras funciones.

    • Norepinefrina (noradrenalina). Aumenta la presión arterial por sus efectos vasoconstrictores (estrecha los vasos sanguíneos).

Ciertos trastornos genéticos de las glándulas suprarrenales se caracterizan por una incapacidad de estas de producir cortisol (también conocido como hormona hidrocortisona) y aldosterona desde antes del nacimiento (congénito). Debido a la ausencia de una enzima (sustancia que acelera o provoca reacciones químicas esenciales), es posible que se desvíen sustancias químicas intermedias dentro de la glándula suprarrenal y produzcan andrógenos en cantidades excesivas, lo que puede provocar la masculinización de las mujeres afectadas. En los Estados Unidos, se realizan exámenes de detección a los bebés recién nacidos para diagnosticar la forma más común de este trastorno suprarrenal congénito.