Home | Donate | Careers | Contact Us | Physicians | 1.888.STJOES1
St. Joseph's Hospital Health Center

Health Library

Espanol Library Multimedia Healthy Living Your Family Interactive Tools
Back to Adult Spanish Conditions

Ankylosing Spondylitis

¿Qué es la espondilitis anquilosante?

La espondilitis anquilosante (EA) es un tipo de artritis que afecta la columna vertebral. Anquilosante significa rígido o duro, espondil hace referencia a la columna vertebral y la terminación itis significa inflamación. Esta enfermedad causa inflamación de la columna vertebral y las articulaciones grandes, lo que provoca rigidez y dolor. La enfermedad puede erosionar la articulación entre la columna vertebral y el hueso de la cadera. Este punto se llama articulación sacroilíaca. También puede hacer que se formen puentes óseos entre las vértebras de la columna, por lo que esos huesos quedan fusionados. Los huesos del pecho también pueden fusionarse.

¿Cuáles son las causas de la espondilitis anquilosante?

No se conoce la causa de la EA, pero los investigadores creen que los genes tienen que ver. Un gen llamado HLA-B27 está presente en más del 95 por ciento de las personas estadounidenses blancas (caucásicas) que tienen EA, pero solo en el 50 por ciento de los estadounidenses negros que tienen esta enfermedad. Sin embargo, algunas personas que tienen el gen HLA-B27 no tienen EA.

¿Quiénes corren el riesgo de tener espondilitis anquilosante?

La EA es más común en las personas de entre 17 y 35 años. También puede ocurrir en los niños y los adultos de mayor edad. Esta enfermedad afecta más a los hombres jóvenes que a las mujeres. Tiende a ser hereditaria (se pasa de padres a hijos).

¿Cuáles son los síntomas de la espondilitis anquilosante?

Los síntomas de la EA tienden a irse y regresar a lo largo de ciertos períodos de tiempo. Estos pueden ser levemente distintos en cada persona. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor de espalda, por lo general más intenso por la noche durante el descanso
  • Rigidez temprano por la mañana
  • Postura encorvada a causa del dolor de espalda (inclinarse hacia adelante tiende a aliviar el dolor)
  • Columna vertebral recta y rígida
  • Imposibilidad de respirar con profundidad si están afectadas las articulaciones entre las costillas y la columna vertebral
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Fatiga (cansancio)
  • Fiebre
  • Anemia
  • Dolor en las articulaciones
  • Inflamación ocular leve
  • Daño en los órganos, como en el corazón, los pulmones y los ojos
  • Erupciones en la piel
  • Enfermedad gastrointestinal (como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa)

Los síntomas de la espondilitis anquilosante pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de visitar a su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la espondilitis anquilosante?

El proceso comienza con una historia clínica (antecedentes de salud) y un examen físico. Es posible que le realicen pruebas, por ejemplo:

  • Radiografía. Esta prueba usa una cantidad pequeña de radiación para crear imágenes de los tejidos internos, huesos y órganos en una película.
  • Eritrosedimentación. Este análisis comprueba la rapidez con que los glóbulos rojos caen hacia el fondo de un tubo de ensayo. Si hay hinchazón e inflamación, las proteínas de la sangre se agrupan y, por eso, su peso es mayor que lo habitual. Caen y se asientan más rápidamente en el fondo del tubo de ensayo. Cuanto más rápido caen los glóbulos, más grave es la inflamación. Hasta el 70 por ciento de las personas con EA tienen una eritrosedimentación (ESR, por sus siglas en inglés) alta.
  • Pruebas genéticas. El análisis genético se hace para ver si una persona tiene una copia de un gen alterado relacionado con una enfermedad. El gen HLA-B27 se encuentra en el 95 por ciento de las personas con EA.

¿Cómo se trata la espondilitis anquilosante?

El tratamiento dependerá de sus síntomas, su edad y su salud general. También variará según la gravedad de la afección. El objetivo del tratamiento es reducir el dolor y la rigidez, prevenir las deformidades y mantener un estilo de vida tan normal como sea posible. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides para reducir el dolor y la inflamación.
  • Bloqueadores del factor de necrosis tumoral (medicamentos biológicos) para reducir la inflamación y la hinchazón.
  • Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD, por sus siglas en inglés), tales como sulfasalazina, para reducir la inflamación y mantener la EA bajo control.
  • Uso a corto plazo de corticosteroides para reducir la inflamación.
  • Uso a corto plazo de relajantes musculares y calmantes para aliviar el dolor intenso y los espasmos musculares.
  • Cirugía para reemplazar una articulación, colocar varillas en la columna vertebral o quitar partes del hueso engrosado y endurecido.
  • Mantenimiento de una postura adecuada.
  • Actividad física regular, incluidos ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda.

Hable con su proveedor de atención médica acerca de los riesgos, los beneficios y los posibles efectos secundarios de todos los medicamentos.

¿Cuáles son las complicaciones de la espondilitis anquilosante?

A lo largo del tiempo, con la EA, la columna vertebral puede desarrollar una curva hacia adelante. Los pacientes con EA corren mayor riesgo de que se debiliten sus huesos (osteoporosis). Eso puede provocarles fracturas espinales. La EA también puede ocasionar psoriasis, inflamación de los ojos, de la válvula aórtica y del tracto intestinal.

Cómo vivir con espondilitis anquilosante

No hay cura para la EA, por eso es importante que trabaje en un plan de tratamiento con su proveedor de atención médica. Haga cambios en su estilo de vida que puedan mejorar su calidad de vida. Permanezca activo y siga haciendo ejercicios físicos para reducir el dolor. Un fisioterapeuta puede ayudarle a diseñar un plan de ejercicios y asistirlo para mantener una buena postura.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Si sus síntomas empeoran o si tiene síntomas nuevos, informe a su proveedor de atención médica.

Puntos clave sobre la espondilitis anquilosante

  • La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis que afecta la columna vertebral.
  • Un gen puede tener que ver con la causa de la EA.
  • Los síntomas de la EA incluyen dolor de espalda, rigidez temprano por la mañana y una postura encorvada.
  • La EA puede causar otros síntomas, tales como falta de apetito, pérdida de peso, cansancio, fiebre, anemia, inflamación de los ojos y enfermedad gastrointestinal.
  • El objetivo del tratamiento para la EA es reducir el dolor y la rigidez, prevenir las deformidades y mantener un estilo de vida tan normal como sea posible.
  • Mantenerse activo es importante en el manejo de la EA.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.
  • En la consulta, anote los nombres de los nuevos medicamentos, tratamientos o pruebas y análisis, y toda nueva instrucción que su proveedor le dé.
  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.