Home | Donate | Careers | Contact Us | Physicians | 1.888.STJOES1
St. Joseph's Hospital Health Center

Health Library

Espanol Library Multimedia Healthy Living Your Family Interactive Tools
Back to Adult Spanish Conditions

Necrólisis epidérmica tóxica

¿Qué es la necrólisis epidérmica tóxica?

La necrólisis epidérmica tóxica es un trastorno de la piel que pone en peligro la vida y se caracteriza por la formación de vesículas y la exfoliación de la piel. Puede ser provocado por la reacción a un medicamento, que suele ser un antibiótico o un anticonvulsivo.

¿Cuáles son los síntomas de necrólisis epidérmica tóxica?

La necrólisis epidérmica tóxica provoca el desprendimiento de la piel en láminas. Esto deja zonas grandes de la piel en carne viva y expuestas. La pérdida de piel permite la exudación de fluidos y sales en las zonas dañadas. Estas zonas se pueden infectar fácilmente. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la necrólisis epidérmica tóxica. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Presencia de una zona roja y dolorosa que se extiende con rapidez.

  • La piel puede desprenderse sin que se produzca la aparición de ampollas.

  • Zonas de piel en carne viva.

  • Incomodidad.

  • Fiebre.

  • La afección se extiende a los ojos, la boca y la zona genital.

Los síntomas de la necrólisis epidérmica tóxica pueden parecerse a los de otras afecciones de la piel. Esta es una enfermedad que pone en riesgo la vida. Hable con su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico si usted sospecha que tiene esta afección.

Tratamiento de la necrólisis epidérmica tóxica

Su proveedor de atención médica analizará con usted el tratamiento específico de la necrólisis epidérmica tóxica basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica

  • El grado de la afección

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas de evolución de la afección

  • Su opinión o preferencia

La evolución de la enfermedad es rápida: usualmente dentro de los tres días. Generalmente, hay que internar al paciente como parte del tratamiento, en la unidad de quemados. Si la reacción de la piel fuera provocada por un medicamento, se interrumpe su administración.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Hospitalización

  • Aislamiento (para prevenir infecciones)

  • Pomadas y vendajes protectores

  • Fluidos y electrólitos por vía intravenosa (IV)

  • Antibióticos

  • Inmunoglobulina G por vía intravenosa