Home | Donate | Careers | Contact Us | Physicians | 1.888.STJOES1
St. Joseph's Hospital Health Center

Health Library

Espanol Library Multimedia Healthy Living Your Family Interactive Tools
Back to Adult Spanish Conditions

Viajar con afecciones de salud crónicas

Cuidados especiales al viajar con afecciones crónicas

Las afecciones de salud crónicas no deberían impedir que una persona disfrute del placer de viajar. Al igual que con otras afecciones, las personas que padecen enfermedades crónicas deberían visitar a su proveedor de atención médica lo más pronto posible antes de iniciar el viaje. Es recomendable que consulten sobre cualquier riesgo que podría estar implicado, y establecer un programa de vacunas, medicación y otros dispositivos médicos que podrían ser necesarios antes o durante el viaje.

Viajar en avión podría suponer determinados riesgos para ciertas personas. Por ejemplo, personas con insuficiencias cardíacas, que hayan sufrido recientemente un infarto del miocardio (ataque al corazón) o ataque cerebral, angina (dolor en el pecho) durante el descanso, alteraciones de la frecuencia o el ritmo cardiaco, presión arterial alta no controlada, anemia falciforme, trastornos mentales agudos, epilepsia y cualquier enfermedad grave o contagiosa. El proveedor de atención médica podría aconsejar a estas personas no viajar en avión, según su afección médica personal.

Viajes en avión de personas con enfermedades crónicas

Los aviones ahora vuelan mucho más alto y con niveles de oxígeno reducidos en la cabina. Las personas que gozan de buena salud raramente notan esta disminución en el nivel de oxígeno mientras viajan en avión. Sin embargo, para las personas con determinadas enfermedades cardiacas y pulmonares, esto podría ser peligroso.

En el pasado se les advertía a las personas con determinadas enfermedades cardíacas, que dan como resultado la disminución en los niveles de oxígeno en su sangre, los peligros que representaban los viajes en avión. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que, si se toman determinadas precauciones, no existe riesgo adicional para estos pacientes. Los expertos aconsejan que los pacientes con estas afecciones viajen con un acompañante que esté familiarizado con su enfermedad. Esta persona también puede ayudarle con el equipaje y el transporte en tierra. También es importante beber una cantidad abundante de bebidas no alcohólicas durante el viaje.

Las personas con problemas circulatorios pueden experimentar hinchazón en las piernas y otros malestares en vuelos más largos. También pueden formarse coágulos de sangre después de estar sentado durante períodos largos de tiempo. Para ayudar a reducir estos riesgos, usted debería hacer lo siguiente:

  • Caminar o estirar las piernas y brazos al menos una vez por hora

  • Levantar las piernas varias veces por hora mientras está sentado en el avión

  • Utilizar medias elásticas o de compresión

  • Tomar una dosis baja de aspirina, si se lo ha recomendado su proveedor de atención médica (no se recomienda para personas que ya están tomando "diluyentes de la sangre" o anticoagulantes)

Es especialmente importante que las personas con afecciones crónicas obtengan información sobre las instalaciones médicas disponibles en otros países. Consiga también los nombres de los proveedores de atención médica con los que se puede poner en contacto en caso de emergencia. También verifique con su compañía de seguro médico qué clase de cobertura le brindará en el exterior. Por último, coordine una manera de acceder a su historia clínica durante el viaje.