Home | Donate | Careers | Contact Us | Physicians | 1.888.STJOES1
St. Joseph's Hospital Health Center

Health Library

Espanol Library Multimedia Healthy Living Your Family Interactive Tools
Back to Pediatric Spanish Conditions

Irritable Bowel Syndrome (IBS) in Children

¿Qué es el SII?

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno a largo plazo (crónico) que afecta el intestino grueso o colon. El SII causa dolor abdominal (del vientre) y síntomas intestinales.

Cuando existe el SII, el colon parece normal. Pero no funciona de la forma en que debería hacerlo.

¿Cuáles son las causas del SII?

No se conoce la causa física exacta del SII. Un niño con SII pueden tener un colon que es más sensible de lo normal. Eso significa que reacciona con intensidad a cosas que no deberían afectarlo normalmente.

Los niños pueden sentir los síntomas del SII debido a:

  • Problemas con la forma en la cual el alimento se mueve a través de su sistema digestivo
  • Sensibilidad extrema de la parte interior de su intestino al estiramiento y el movimiento
  • Estrés
  • El exceso de bacterias que crecen en su intestino

Todas estas cosas pueden causar los síntomas del SII. Debe insistirle a su hijo que su dolor abdominal es real y no imaginario.

¿Quiénes corren el riesgo de tener SII?

Los niños están en mayor riesgo de tener el SII si uno o ambos padres tienen la enfermedad. Los adolescentes están en mayor riesgo que los niños más pequeños. El SII afecta a los niños y niñas por igual.

¿Cuáles son los síntomas del SII?

Los síntomas de cada niño pueden variar. Pueden incluir, por ejemplo:

  • Dolor de estómago que sigue reapareciendo. El dolor que persiste durante más de 3 meses es de larga duración (crónico).
  • Un cambio en sus hábitos de evacuación intestinal, como diarrea o estreñimiento
  • Malestar estomacal (náuseas)
  • Se siente mareado.
  • Falta de apetito
  • Inflamación (hinchazón) y gas
  • Calambres
  • Necesidad de evacuar los intestinos de inmediato
  • La sensación de que no toda la materia fecal se ha evacuado durante la defecación
  • Moco en la materia fecal.

Los síntomas del SII pueden parecerse a otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo consulte a su proveedor de atención médica para tener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el SII?

El proveedor de atención médica de su hijo le preguntará detalladamente sobre sus antecedentes de salud y le realizará un examen físico. Un diagnóstico de SII se realiza descartando otras causas de los síntomas.  

Hay algunos síntomas que pueden indicar una causa distinta al SII. Esto puede ayudar al proveedor de atención médica de su hijo a decidir qué análisis de laboratorio y procedimientos pueden ser necesarios. Estos síntomas incluyen:

  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Fiebre sin razón
  • Diarrea con sangre
  • Retraso en el crecimiento
  • Agrandamiento del hígado

El médico ordenará análisis de laboratorio para detectar la infección y la inflamación. Estos pueden ser, por ejemplo:

  • Análisis de sangre. Estos análisis se realizan para comprobar si el niño tiene anemia, una infección o una enfermedad causada por la inflamación o irritación.
  • Análisis y cultivo de orina. Esto sirve para determinar si existe alguna infección de las vías urinarias.
  • Toma de muestras de heces. Esto comprueba la existencia de bacterias y parásitos que pueden causar diarrea.
  • Toma de muestras de heces para detectar sangre oculta. La sangre oculta no se ve. Solo se detecta mediante el uso de una solución especial que se vuelve azul cuando entra en contacto con la sangre. Si se encuentra sangre, puede haber inflamación en el tracto GI (gastrointestinal).
  • Prueba de hidrógeno para detectar la sensibilidad a la lactosa. Este examen se realiza para ver si su hijo no puede digerir la lactosa (intolerancia a la lactosa). La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche y los productos lácteos.
  • Radiografía abdominal. Un estudio simple que le da al proveedor una idea de cómo se ven los órganos internos.
  • Ecografía abdominal. Un estudio por imágenes que muestra los órganos internos a medida que trabajan. Esto produce imágenes mediante el uso de ondas sonoras de alta frecuencia en los órganos internos.
  • EGD (esofagogastroduodenoscopia) o endoscopia superior. Una prueba que utiliza un tubo pequeño y flexible con una luz y una lente de cámara en el extremo (endoscopio) para estudiar la parte interna de la parte del tracto digestivo. También se pueden tomar muestras de tejido (biopsia) del interior del tracto digestivo para la prueba.
  • Colonoscopia. Una prueba que utiliza un tubo largo y flexible con una luz y lente de cámara en el extremo (colonoscopio) para estudiar el interior del intestino grueso.

¿Cómo se trata el SII?

El proveedor de atención médica de su hijo diseñará un plan de cuidados según:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y su historia clínica
  • La gravedad del caso de su hijo
  • Qué tan bien su hijo tolera determinados medicamentos, tratamientos o terapias
  • Si se espera que la afección de su hijo empeore
  • Su opinión y lo que usted querría hacer

No hay cura para el SII. El objetivo principal del tratamiento es aliviar los síntomas y ayudarle a su hijo a volver a sus actividades cotidianas. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

Cambios en la dieta

  • El azúcar de la lactosa puede causar síntomas del SII. Si su hijo no puede digerir la lactosa (intolerancia a la lactosa), lo mejor es limitar su ingesta. Consulte al proveedor de atención médica de su hijo acerca de administrarle a su hijo la enzima que digiere el azúcar (lactasa/Lactaid).
  • El alto contenido de fibra en la alimentación de los niños es controvertido ya que podría promover la formación de gases y la hinchazón. Se recomienda para los adultos, y puede ayudar a los niños que sufren de estreñimiento.
  • Agregado de bacterias beneficiosas (probióticos)

Medicamentos

  • Si su niño tiene síntomas graves, es posible que sea necesario administrarle medicamentos.

Manejo del estrés

  • Cuando su hijo tiene un episodio doloroso de SII, trate de ayudarle a concentrarse en algo divertido o agradable.
  • En casos raros, se puede consultar a especialistas para el control del dolor. Los métodos como la biorretroalimentación y la acupuntura pueden ayudar.

¿Cuáles son las complicaciones del SII?

Un niño con SII a menudo no se siente bien. Y los síntomas físicos del SII pueden generar estrés y problemas emocionales. Por ejemplo, los niños con diarrea no pueden llegar a tiempo al baño. Esto puede hacer que se sientan avergonzados. A continuación, pueden evitar ir a la escuela o jugar con amigos. Esto puede provocarles depresión y ansiedad

La mayoría de los niños con SII siguen creciendo y desarrollándose normalmente. Sin embargo, algunos niños pueden comer menos para evitar el dolor que puede acompañar la digestión. Esto produce pérdida de peso.

Cómo vivir con el SII

Los síntomas del SII pueden afectar las actividades diarias de su hijo. Es importante que trabaje con el proveedor de atención médica de su hijo para controlar la enfermedad. Es posible que necesite un plan para lidiar con temas tales como la dieta, la escuela y su salud emocional o mental.

Es importante conocer los factores desencadenantes que provocan los síntomas su hijo y, luego, evitarlos. Los factores desencadenantes a menudo incluyen:

  • Comidas abundantes (por lo que comer comidas más pequeñas con mayor frecuencia durante el día puede ser útil)
  • Alimentos grasos
  • Productos lácteos
  • Cafeína
  • Edulcorantes artificiales

Mantener un diario de alimentos y síntomas puede ayudarle a comprender mejor los factores desencadenantes de su niño.

Ayúdele a su hijo a encontrar maneras positivas de lidiar con la situación. Esto puede ayudarles a participar en la escuela y otras actividades. Algunos métodos que podrían ser útiles incluyen los siguientes:

  • Técnicas de relajación
  • Distracción
  • Imaginación guiada
  • Hipnoterapia
  • Terapia cognitiva conductual
  • Biorretroalimentación

Consulte al proveedor de atención médica de su hijo para encontrar métodos e intervenciones que pueden ser apropiados para su niño.

Si su hijo está teniendo dificultades para lidiar con el SII, consulte a su proveedor de atención médica. Es posible considerar la posibilidad de que su hijo consulte a un especialista, como por ejemplo:

  • Pediatra del desarrollo conductual
  • Especialista en medicina adolescente
  • Proveedor de salud mental

¿Cuándo debo llamar al proveedor de atención médica de mi hijo?

Póngase en contacto con el proveedor de atención médica de su hijo si nota que el niño tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor abdominal
  • Diarrea o estreñimiento a largo plazo (crónicos)
  • Malestar estomacal (náuseas)
  • Algunos otros síntomas gastrointestinales (GI)

Llame al proveedor de su hijo de inmediato si le han diagnosticado SII y desarrolla otros síntomas que incluyen:

  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Diarrea intensa
  • Fiebre.
  • Síntomas urinarios
  • Diarrea con sangre
  • Cambios en la piel

Puntos clave sobre el SII en niños

  • El SII es un trastorno a largo plazo (crónico) que afecta el intestino grueso o colon.
  • El SII causa síntomas dolorosos en el vientre y los intestinos.
  • Trate de encontrar los factores desencadenantes causan los síntomas de su hijo. A continuación, evítelos.
  • No existe cura. El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y ayudar a que su hijo a vuelva a sus funciones diarias normales.
  • Los síntomas del SII pueden afectar las actividades diarias de su hijo. Trabaje con el proveedor de atención médica de su hijo para controlar la enfermedad.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.
  • Pregunte por qué se se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.